Cuando las abuelas ponen algo de moda…

Moon Milk, la bebida que invita al Vintage Living

Vistosa, apetecible, saludable, tradicional, instagrameable pero, sobre todo, relajante. La leche calentita “de toda la vida” que te ayuda a dormir adaptada a los nuevos tiempos. Te contamos sus beneficios y te enseñamos opciones en este blog. ¡No te lo pierdas!

Parte de nuestro Vintage Living se basa en rescatar las cosas buenas y auténticas del pasado y adaptarlas a nuestro presente. Así que… te voy a pedir un favor. Cierra los ojos y visualízate de pequeña, a punto de dormir, en casa de tu abuela. ¿Qué te ofrece para beber calentita antes de dormir? ¡Exacto! Leche.

Hasta ahora, la gran mayoría no nos hemos parado a pensar la razón de este hecho, pero la ciencia sí. Los lácteos contienen triptófano, que es un aminoácido precursor de la serotonina y la melatonina (hormona que participa en el control de los ciclos del sueño), por lo que consumirlo a través de los alimentos ayuda a dormir. Así que, en base a ello, la recomendación es tomar leche de vaca caliente infusionada con hierbas o especias para relajar el cuerpo y la mente, aliviar el estrés y fomentar el equilibrio y la paz interior dejando atrás las preocupaciones y facilitando el sueño. Así que, ante beneficios así, le damos un look apetecible y mezclas exóticas y ¡voilá! Tenemos la Moon Milk de moda

Su preparación es sencilla y, además, nos permite jugar con los ingredientes para crear vistosos coloridos y sacar a relucir la vajilla que más nos gusta. 

Lo ideal es combinar ingredientes que sean relajantes y que ayuden a hacer la digestión, sumando nutrientes beneficiosos: cúrcuma, molida o fresca, jengibre molido y/o fresco, cardamomo verde o negro, canela molida o en rama, valeriana, regaliz en rama, semillas de hinojo, clavos de olor, nuez moscada, pimienta, lavanda o rosa seca comestible para infusión (opción muy nuestra), remolacha en polvo, arándanos en polvo (azules o rojos), cacao puro en polvo, sin endulzar, con canela o vainilla natural.

Para prepararla, calentamos la leche con las especias, removiendo bien si usamos variedades en polvo, cocemos la mezcla a fuego muy lento unos pocos minutos, dejamos infusionar y colamos. Si se añade miel hay que hacerlo ya fuera del fuego, para no estropearla. Y ya solo quedaría disfrutarla en un entorno tranquilo y a dormir… 

Que tengas dulces sueños…

(Si preparas alguna no dudes en enviárnosla y la compartiremos con todos a través de nuestras redes sociales)

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.